Presidentes centroamericanos recuerdan 25 años de Esquipulas
Presidentes centroamericanos recuerdan 25 años de Esquipulas
Daniel Ortega, presidente de Nicaragua.
Últimas Noticias
Compartir:
..
  • Por: AP
  • 08/08/2012 13:1100
Los presidentes centroamericanos recordaron el miércoles la firma de un acuerdo que redujo la intensidad de la guerra en la región hace 25 años, pero lo hicieron medio de conflictos limítrofes y sin la participación de algunos de los protagonistas de la época.

Los conflictos armados en los países centroamericanos en los años 70 y 80, en plena guerra fría, dejaron cientos de miles de muertos y naciones sumergidas en graves problemas económicos.

En una aparente superación de la época de masacres, guerrillas y contrarrevoluciones, los mandatarios actualmente se reúnen para hablar sobre seguridad ciudadana y alimentaria, lucha contra el crimen organizado, cambio climático o adquisición de medicamentos.

"Son los temas que ahora nos atañen como región 25 años después", dijo el canciller nicaragüense Samuel Santos. Nicaragua ocupa la presidencia pro témpore del Sistema de Integración Centroamericana.

Los Acuerdos de Esquipulas fueron firmados el 7 de agosto de 1987 por los entonces presidentes Daniel Ortega, de Nicaragua; Vinicio Cerezo, de Guatemala; José Napoleón Duarte, de El Salvador; José Azcona Hoyos, de Honduras, y el costarricense Oscar Arias, quien aquel mismo año recibió el Premio Nobel de la Paz por su papel en esas negociaciones pero que no asistió a la cita del miércoles.

La negociación de Esquipulas implicó que en cada país de la región se iniciara un proceso de "reconciliación nacional" que incluyó diálogos y amnistías, un cese de hostilidades y el compromiso de fortalecer la democracia y celebrar "elecciones libres". Ortega es el único presidente que firmó aquellos acuerdos y que luego de perder elecciones en 1990, regresó al poder en 2006 y fue reelegido en 2011.

Para el experto en relaciones internacionales Mauricio Herdocia Sacasa, Nicaragua "ha mantenido una posición prointegración de la región en estos 25 años desde la firma de Esquipulas de forma clara y categórica, pero hace falta que asuma un liderazgo mayor para profundizar el proceso, y tiene que superar esos roces vecinales", en alusión a un problema limítrofes con Honduras, Costa Rica y Colombia.

La presidenta costarricense Laura Chinchilla no asistió a la cumbre debido al conflicto con Nicaragua, informó el canciller de ese país Enrique Castillo, quien la representa en el encuentro.

Para el analista político y sociólogo nicaragüense Oscar René Vargas, las relaciones que tiene Nicaragua con bloques como la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), impulsada por el presidente venezolano Hugo Chávez, producen cierto distanciamiento de algunas naciones del istmo con el gobierno de Ortega.

"Hay un recelo natural de quienes no comparten la manera de actuar y la visión del bloque ALBA; y eso no aísla a Nicaragua, pero sí la mantiene al margen del resto de los países que no forman parte de ese bloque por razones políticas", dijo Vargas a AP.

Sin embargo, Herdocia opinó que existen diferencias político-ideológicas entre varias naciones centroamericanas por asuntos como la integración del bloque del ALBA, pero que no hay aislamiento.

"Yo no veo una contradicción alguna entre el ALBA y el SICA, porque son dos procesos que pueden complementarse y convivir, porque uno no debe ni puede afectar al otro", dijo Herdocia.

Vargas recordó que durante los tres gobiernos de derecha en Nicaragua desde 1990 hasta 2006, las relaciones con Estados Unidos fueron estables, pero al volver Ortega al poder se tensionaron nuevamente, debido a las posiciones ideológicas del presidente nicaragüense, que ha mantenido desde siempre un discurso hostil hacia Washington.

"Esa relación nunca ha sido ni será buena, porque se trata de antagonismos fuertes que ni 25 años después de Esquipulas se han podido superar", explicó Vargas.
Recomendado:
Comentarios
Se tu el primero en escribir un comentario